Mis pensamientos

lunes, 27 de marzo de 2017

viernes, 24 de marzo de 2017

Experiencias pedagógicas

El título de maestro, se obtiene en la Escuela de Magisterio, a ser maestro se aprende en el día a día de las aulas. Y allí, tras muchos  errores, fue donde  comencé a ser maestra sin que haya terminado el aprendizaje. De mi experiencia os traigo algunas ideas de qué cosas debemos evitar y qué cosas propiciar. Y no solo  son válidas para maestros. En nuestra diaria convivencia con familiares y amigos, debemos seguir  comportamientos similares. Y es por eso que  lo comparto en este blog.

   
Pequeñas flores, pequeñas cosas a las que que podemos
dar luz y color.

- No  dejemos que los  alumnos se vayan  ni un solo día sin que hayamos pronunciado su nombre, dedicado unas palabras, sin mirarle a los ojos…
- Sería un error imperdonable desmentir a un alumno, aún sabiendo que miente, en público. Solo conseguiríamos humillarlo; jamás enseñarle.,
- Siempre debemos tener lista una “cartera” rebosante de ilusiones que transmitir a los alumnos.
- No debemos ir a clase   con el propósito prioritario de enseñar. A flor de piel, el conocer, amar y hacer felices a tus alumnos. 
- No olvidemos que los alumnos no son cera para moldear, sino el futuro que está en nuestras manos para hacerlo crecer en libertad, autoestima, creatividad…
- No pongamos  fin a las tareas educativa al finalizar el horario escolar. Muy al contrario, los alumnos, sus problemas, sus vidas… deben acompañarnos a lo largo y ancho de los días, porque deben formar parte de nosotros, desde el mismo instante que entren por las puertas del aula.  
- No  impongamos  justicia sin escuchar. Sería manipulación pura y dura.
 - No permitamos  que un alumno se aleje de nuestro lado triste, humillado, decepcionado.
- Nunca mintamos a los  alumnos. Recordemos que no somos sabios sino   seres humanos con grandes limitaciones. La verdad no humilla sino que engrandece. 
- No intentemos  ser copiado por  los  alumnos. Procuremos, por el contrario, fomentar su individualidad. Su futuro no puede ser fotocopia de nuestras, tal vez obsoletas, creencias.   
- No  midamos a los alumnos con la misma vara; no son series; cada uno de ellos es único e irrepetible.
- Hablemos no para ser escuchado; hablemos  siempre para ser comprendidos.
 - No debemos emprender una tarea sin haberla motivado con anterioridad. Sería como emprender un camino a oscuras.
 - Un día en el aula nunca debe ser igual a otro. La creatividad debe ser el arma que los haga únicos y especiales.
- Nos debemos convencer de algo importante: no fracasanlos alumnos, fracasamos los maestros.
- Demos siempre, propiciemos siempre la oportunidad de que los alumnos rectifiquen, evitando desenmascararlos. Si no hay excusa, debemos inventarla.

- No esperemos que los alumnos vayan  a nosotros, somos nosotros los que debemos ir a los alumnos.

lunes, 20 de marzo de 2017

Llegó la primavera

Os dejo amigos con la mejor compañía,Llegó la primavera y hay que empezar de nuevo.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Jornadas de Eduación


Ayer recibí el enlace sobre unas jornadas en Madrid en las qu voy a participar. Como no es solo para maestros, os cito de forma personalizada lo referente a mi participación
 Copio  literalmente:
Ciclo Jornadas Educación e Infancia Grupo 5 - Narcea
Precio total curso: 75,00 €     Matrícula (incluida en el precio
total): 75,00 €
Presencial en viernes y sábado (10 horas)
15% de descuento en: Personas en situación de desempleo // Estudiantes universitarios // Empleados/as Grupo 5 // Colegio Profesional de Educadoras y Educadores sociales de la Comunidad de Madrid (CPEEESM)
Teléfono de contacto gratuito: 900 460 393
Como veis son unas jornadas abiertas  para toda clase de público, profesores, padres, etc.  y personalmente recomiendo a estudiantes de magisterio u otros estudios relacionados con la educación.
Me hacía gran ilusión porque el tema de  trabajar por una educación más humanizada y creativa es para mí, y otros muchos educadores, una urgencia en tiempos en los que se precisa ser tolerantes, solidarios, conocedores  de los grandes problemas de nuestro tiempo  de forma que  busquemos soluciones creativas que ayuden a una realización plena en capacidades y conociemientos  de los alumnos.
Por mi parte, quiero que los asistentes participen con opiniones, debate y  todo lo necesario para que pasemos juntos unas  diez horas de  convivencia feliz y productiva.

Lo más seguro será que en estas horas  de convivencia pueda firmar eejemplares de mi nueva obra en presa, titulada, Vacacionbes Creativas, editada por Narcea. SA de Ediciones, obra amuy práctica para padres, abuelos y, por supuesto, maestros, jóvenes, etc.Así que, DM, allí os espero, allí nos veremos.

Isabel Agüera, Maestra y Escritora
 Ejerció en numerosos pueblos, entregada en cuerpo y alma a la educación. Ha impartido Cursos, Conferencias, Congresos etc. Dice de ella que  nació maestra y escritora, y así, en una escalada de trabajos sin tregua, ha logrado numerosos e importantes premios, homenajes y reconocimiento. Entre ellos, Medalla de Andalucía, hija predilecta de Villa del Río, Premio a la Educación de la Junta, miembro  de la Real Academia de Córdoba, premio Medios de Comunicación, Santillana, etc. Sus publicaciones  ascienden a unas setenta y cinco obras, muchas de las cuales reeditadas en otros países  Las colaboraciones tanto en Prensa semanal como en revistas, dese hace más de treinta años, la han hecho no solo conocida sino muy valorada, incluso en países sudamericanos con los que ha tenido  video-conferencias. Autora incorporada a las Nuevas Tecnologías, trabaja también en numerosos blogs en los que sigue  su gran labor literaria y pedagógica, así como en las Redes Sociales siendo un referente de temas variopintos.

lunes, 13 de marzo de 2017

Desde el jardín

Había luna llena en el jardín.  Silencio y paz. La espírea, feroz y salvaje, se  doblaba en generosa floración. Delicias de un paseo que se eternizaba en la calma fresca de aquel  lugar donde los más puros sentimientos reclamaban  sus derechos. Mi alma, volcán de sentires en huracán de ferviente adolescencia, se fusionaba a placer con vencedores y vencidos. Oía  la voz del débil clamando ayuda al poderoso; oía  la voz del poderoso en un tañer de muerte a primeras horas de la mañana; oía  el trinar de un jilguero y me decía:  ¡qué belleza!
En el jardín respiraba un no sé qué cósmico que  me transmutaba  en olas juguetonas de radiante felicidad. En el jardín me bullían, en constante vaivén,  los más puros sentimientos. Instantes que me  laceraban el alma en torrentes de voces que la luna redonda acallaba, y resbalaban, y revoloteaban en sombras de nostalgias infinitas, impregnadas del aroma  generoso del azahar  y el romero.
Y eran pájaros  que no cesaban en el temblor de las horas, y eran trenes que se deslizaban en el trepidar de las vías, y eran  estrellas, puntos de luz en el negro crespón que empezaba a ser la tarde, y eran palabras del amigo que, en surtidor de sueños, matizaban de ternura el sabor de las ilusiones futuras
Y el jardín era como un paréntesis de felicidad en el agridulce de la visa   que se crecía y se silenciaba, mientras la noche negra caminaba en nubes de metal cobrizo, visión ancestral de la ciudad en estresados anhelos. La felicidad está  en el atardecer otoñal o primaveral -¡qué más da!- de un jardín cualquiera, respirando el vaho mágico de una hora que sólo habla de un  de un creador que asoma con blanca luz, que marcha  e irradia latidos,  ecos de todos los siglos, tálamo divino donde reposan los sueños.
Y de mis ojos, caen lágrimas al jardín de ahora que, de ternura, seducen al viento, que se agita en lánguidos parpadeos y, vuela que vuela, allá va con mis recuerdos, camino de la luna llena que enamorada espera. Y yo me quedo aquí, con esta hora   que es mi presente, y noto que un algo cósmico me arrebata a regiones que el mundo no ve porque sus ojos, cegados de mentiras, sólo son visión de sueños fatuos. Casi frío, ya. Viernes. "Luna lunera cascabelera.."

domingo, 12 de marzo de 2017

Conferencia en la Residencia

CONGERENCIA EN LA RESIDENCIA
Hay que tenerlo todo a punto –repite la Madre Superiora con los mofletes metidos en los ojos y la boca redonda y arrugada-. Hemos sido afortunados con la elección de nuestra Residencia para un ensayo trascendental. Son muchas las personas importantes que nos van a visitar, y mucho lo que va a tener que hablarse de esta Conferencia primera. La Hermana Julia, pequeñita y redonda, con un mandil pardo reliado prosaicamente en el cordón del hábito, nos transmite la noticia, previamente convocados en el Salón Social: hay que ponerse guapos y levantar esos ánimos. ¡Esta tarde la Universidad  va a venir a nuestra Residencia! No creáis que vuestra formación ha terminado. ¡Ah, no, no... ¡ El saber no ocupa lugar, y para aprender y ponerse al día, no hay edad. Hoy, un prestigioso catedrático vendrá a daros una conferencia sobre la “Autonomía de nuestra Región”. La Política es el tema de nuestros días y vosotros tenéis que conocerla.
Como un rebaño que pace somnoliento sobre un verde y fresco prado, los ancianos recibimos la noticia. Alguien, sujetándose un bostezo, pregunta: ¿qué ha dicho? Y alguien, sin ganas, contesta: que va a venir no sé quien...  Al atardecer, las monjitas deambulan nerviosas por la Residencia. La Madre Superiora, con un fuerte   ambientador de olor a pino, espolvorea y da los últimos toques: las macetas del, los pañitos de las jardineras, los cuadros de los pasillos, el orden de las sillas en el salón, la mesa del conferenciante, el vaso de agua... Por las ventanas del salón entra un jugoso y rico olor a naranjos y alhelíes. El primero en llegar es el reportero local, cargado de trastes  al que, por primera vez, se le brinda una oportunidad joven y revolucionaria.  Y las puertas de la Residencia se abren para dar entrada triunfal al Delegado de Cultura, al encalado y entrajado conferenciante, a diversas personalidades de las letras e intelectualidad. La Madre Superiora les brinda un copioso y refrescante refrigerio
Los ancianos, en un impresionante mutismo, se van acomodando en las esponjosas butacas del salón. Pasaron quince, treinta y hasta cuarenta y cinco minutos. El Conferenciante habla y habla, cada vez más engolado y torturante con los tonos que toma el discurso. En la sala, el silencio y la quietud son como si una bandada de seres humanos  pulularan por el aire sordos e indiferentes que nada tuvieran que ver con las  las palabras altisonantes, vacías y necias del Conferenciante. Por unos instantes, sólo el gorjeo de los canarios en el patio, las campanas musicales de un reloj de pared, fogonazos del reportero...

El silencio y la quietud persisten. Un soplo de aire fresco con olor a naranjos y alhelíes invade el salón. Entre bostezos e indiferencia, el rebaño se dispersa. Sor  Marcela habla al oído de otra monjita: se han dormido. Y un anciano, al oído de otro: ¿qué ha dicho? El otro: ¡y yo qué sé!

viernes, 10 de marzo de 2017

Querida mamá



Y te miro y te veo en esa sonrisa teñida de un algo mágico 
entre sereno y nostálgico. 
¡Qué guapa te veo, mi querida mamá!

Vivir en el corazón de los que dejamos detrás de nosotros no es morir. Campbell.
Es por eso que al cumplirse  cuarente y dos  años de tu muerte, querida mamá, tú sigas viva en mí,  pero de forma especial en esta madrugada de marzo, que empieza a oler a azahar  y cuando a solas en este piso grande, casi reducido ahora  al espacio de mi escritorio, tengo que sacar mis mejores 
palabras, como siempre, para plasmarlas en este reducida área de mi ordenador.
Y mis palabras, hoy, no pueden ser otras que la expresión más fervorosa y cálida hacia aquella mujer que fuiste, nada convencional, culta, exquisita, caritativa... en tan difíciles años que te tocaron vivir. Te recuerdo cultivando violetas y jazmines. Te recuerdo celosa de tus pequeñas y bellísimas propiedades: cajita de música, rosario, pañuelos, libros... Te recuerdo, que todavía se conserva en tus ropas, en aquel perfume de rosas que era rastro de tu presencia y también de tus ausencias.
¡Cuánto te quise, mamá! ¡Cuánto lloraba en la soledad de mis noches de niña, imaginando tu muerte! ¡Cuánto gozaba sentada junto a ti, sin que tú, sumida siempre en un mundo de sueños imposibles, apenas me notaras! ¡Cuánto sufría con tu precaria salud! Quiero tener fe y pensar que  yo también sigo viva para ti, y es por eso que constantemente te sueño, te busco, te hablo... Quiero decirte que sigo siendo aquella niña buena para todos que recogía las plumas caídas de los pajarillos, que protegía a los niños pobres, que perdida en los rincones del jardín, escribía poesías y cuentos. 
No, no me he prostituido jamás porque mis causas siguen siendo la verdad, la justicia, el amor por todos los seres humanos.

A veces, como hoy, me eternizo en este rincón sin saber cómo seguir el camino donde tantas ausencias me han dejado huellas profundas. Te sigo necesitando, mamá, para que me recuerdes que tengo que comer, para que me des un precioso pañuelillo para secar mis lágrimas, para que me acompañes en el silencio de tus largos rezos… 
Tú no has muerto, mamá; sigues viva en mí y en todas las cosas bellas de este mundo. Sí, te oigo, te veo, te siento; eres tú, mi querida mamá.
No me dejes. Te necesito ahora más que nunca y cada día más. Me quedan lágrimas por ti, pero por ti, voy sonreír, a estar feliz, orgullosa por la madre que tuve tan especial: mi madre Blanca Espejo-Saavedra Anguita